Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.

Valoración

ORIGAMI

ORIGAMI
FIGURAS GATCHETS, CLIPART,

LIBROS

  • "LA NOVENA REVELACIÓN"
Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.

Mi lista de blogs

CREATIVIDAD, PENSAMIENTO DIVERGENTE.

CREATIVIDAD, PENSAMIENTO DIVERGENTE.
ACCIONES, LECTURAS , TEXTOS, PALABRAS MANUALIDADES, ORIGAMI. CONSTRUCCIÓN Y CREACIÓN.
Se ha producido un error en este gadget.

Seguidores

Etiquetas

jueves, 15 de julio de 2010

Eneatipo uno

Eneatipo 1



Tipo de Personalidad Uno



Personas que suelen comparar la realidad con un conjunto de normas o estándares. Pueden ser objetivos, equilibrados y moralmente heroicos o represivos, críticos, y perfeccionistas.

Los Unos tienen una tendencia muy acentuada de manera inconsciente para comparar la realidad con aquello que piensan que debería de ser y, al mismo tiempo, se resisten u oponen a la realidad –que les parece imperfecta o inadecuada- tornándome muchas veces rígidos, críticos o perfeccionistas. Usualmente tienen un conjunto de normas o ideales con los que valoran, juzgan y se miden y con los que comparan el comportamiento y accionar de los demás y del mundo a su alrededor.

Estos ideales difieren de persona a persona. Algunos podrían preocuparse por las normas espirituales mientras que otros se enfocan en los buenos modales. Otros podrían ser los reformadores sociales y en otros simplemente se manifiesta como el deseo de vivir vidas correctas o justas y mejorar en las labores que desempeñan.

En su aspecto Sano, son especialistas en la apreciación de la calidad ética y moral exacta y la evaluación objetiva. Mucho más que otros estilos en el eneagrama, los Unos pueden ser éticamente discernidores, desapasionados y justos. Pueden ser generosos y moralmente heroicos, podrían sacrificarse personalmente en aras de un ideal. Si tienen una causa o una misión, trabajarán enérgica y responsablemente para cumplirla.

Valoran la ética y la integridad por encima de la conveniencia, la ganancia o las soluciones facilistas. Poseen una gran capacidad para la sensatez y la moderación. Son personas de principios fuertes y de mucha energía orientadas a la acción. Prestan atención al significado de los actos. Buscan las verdades eternas y confían en ellas. Son visionarios con miras claras de lo correcto y el modo de alcanzarlo y con la energía necesaria para trabajar en aras de sus ideales, además de centrarse y trabajar de manera constante en su propia evolución, más allá de sermonear o arengar a lo demás.

Cuando los Unos son menos sanos, su preocupación con los principios y los altos ideales degenera en una preocupación más mundana por las reglas y las normas. De forma tal que pueden iniciar cruzadas por una causa que tiene más impulso del ego de lo que ellos mismos se dan cuenta. Confunden la moralidad con el moralismo y el discernimiento con los juicios y las criticas.

Nunca logran alcanzar un grado de éxito que los satisfaga, pero nunca dejan de intentarlo. Se resienten con el mundo y todo lo que hay en él porque nunca es suficientemente bueno, y se sienten los llamados a arreglarlo como se debe. La realidad no alcanza sus exigencias de perfección y estarán siempre interrumpiendo e interfiriendo con ella para corregirla; es decir resistiéndose y sufriendo con ella.

De las nueve Pasiones, la Ira es la menos visible de todas y al reprimirse sale en forma de PERFECCIONISMO. Los Uno sienten la noble obligación de perfeccionar todo lo que se encuentra a su paso, lastima que esta perfección sea totalmente subjetiva, según sus propios parámetros de perfección y, es así como los Uno se convierten en Jueces de lo que es malo o bueno, correcto o incorrecto, moral o amoral, etc., lo que hace que los otros siempre queden en posición de inferioridad, por no alcanzar el modelo de perfección ideal.

Los Unos menos sanos podrían sacrificarse para mantener las reglas, pero inconscientemente resentirse. Pueden ponerse críticos o enfadados cuando su ardor de reformas no es compartido por el mundo en general. Podrían incluso trabajar muy fuerte y sostener normas estrictas de conducta, pero su discurso puede tornarse punzante por sus ácidos comentarios, dado que su irritación los traspasa sin que ellos lo noten. Su calma y perspectiva ética, puede denigrar en un pensamiento polar o dual –o ni esto ni lo otro tampoco-, dilemas de bueno o malo que reducen las situaciones complejas a simples opciones de blanco y negro.

Los uno miran a su alrededor y ven todo lo que no está bien: la incompetencia, la falta de compromiso, la inmoralidad, la escasez de organización, la poca educación, el desacato a las normas, las faltas de ortografía y de sintaxis, la gente que cruza con el semáforo en rojo, y quizá lo más importante, para ellos: la falta de valores.
El esfuerzo de un Uno por ser bueno y constantemente mejorar es una empresa muy tensa, a la vez que lo lleva a menudo a la conducta rígida, la exigencia y la preocupación obsesiva. Muchos luchan con sus deseos, sobre todo los malos. Éstos son a menudo de naturaleza sensual, todo lo contrario de lo que cualquier Uno considera una conducta buena y virtuosa

Su más grande orgullo es lo mucho que se esfuerzan para hacer el bien y corregir sus fallos.

Los problemas sociales pueden surgir porque los Unos tienen problemas para saber cuando están enfadados y no comprenden cuanto de irritados y represivos suenan a los demás.

Cuando se sienten inseguros o criticados, la reacción defensiva de un Uno es comenzar a Juzgar. Sencillamente no aceptan la realidad tal cual es y no esperan que usted lo haga.

Suelen ser personas muy celosas de su tiempo ya que siempre tienen algo que hacer (mucho que hacer en realidad) y toma mucho tiempo el hacer algo correctamente. Odian especialmente el perder el tiempo; sólo se sienten vivos cuando están trabajando en algo.
Cualquier cosa que desaprueban de sí mismos lo condenan en los demás. No pueden permitirse actuar mal pero eso no significa que no lo deseen. Los Unos en este estado tienden a negar o contener sus deseos y entonces los proyectan al exterior.
Así un Uno podría ver una invitación para nadar en un día de verano y de repente empezar a hablar sobre los males de la pereza y los trajes de baño tan pequeños que la gente usa hoy día. Los Uno transfieren su deseo sensual de nadar hacia el ambiente y entonces incriminan al deseo.

En su lucha por la perfección suelen reprimir su espontaneidad y sus instintos. Luchan en una campaña contra su "hereje" interior por lo que tienen tendencia a evitar los pensamientos incorrectos, pecaminosos, inmorales, o todo lo que tenga que ver con el hirviente y burbujeante caldero de las pasiones instintivas, el placer y los deseos.
Obviamente, tanta represión y auto-control termina saliendo por algún lado, y por esto los Uno podrían tener una vida pública correcta, en la que el Uno respetará las normas y procedimientos y una vida privada en la que se expresarán las fantasías prohibidas, desahogando semejante presión en conductas desenfrenadas, abuso de sustancias o comida y en accesos de Ira (aunque para ellos no sea ira sino "Justa Indignación")

Los Uno tienen lo que clínicamente se denomina carácter obsesivo. Suelen ser metódicos, organizados, tranquilos, productivos y trabajadores. Tienden a ser compulsivamente limpios y ordenados, deseando que todo esté limpio y en su sitio. Esto puede llegar a extremos verdaderamente obsesivos, en los que la persona se ve impulsada por una exagerada necesidad de orden, y se vuelve absoluta y mezquinamente inflexible (como por ejemplo, acomodar los condimentos por orden Alfabético)
Las tendencias obsesivas de un Uno son intentos de limpiarse y de ser puro, así como medios de expiar su profunda culpa interior por sus «imperfecciones».
Esta preocupación por la limpieza revela un intento de erradicar una sensación interna de no estar limpio, del mismo modo que la preocupación por el orden habla de una forma de defenderse del caos interno resultante de las energías instintivas no aceptadas.
A menudo, los Uno sufren una gran decepción por sus ideales tan altos y sus metas inalcanzables. Y, sin embargo, no vivir a la altura de sus valores los haría presa de intensos senti mientos de culpa.

Las personas muy enfermas con este estilo pueden crecer obsesivas, paranoicas y celosas. Pueden ser crueles y persecutorias al servicio de la bondad. Es por eso que al perfeccionismo también se le puede llamar resentimiento o “bondad intencional o forzada” y otra manera de denominarlo es “virtud enojada”

En su peor estado pueden ser moralmente vanos e hipócritas, así como obsesionados con cumplir proyectos y misiones enfermizamente concebidas.

Muchas formas de fundamentalismos religiosos e ideológicos se disparan a través de este espíritu de enferma perfección.

En su afán de corregir el mundo, los Uno pueden ser son dragones intensos que escupen fuego muy educadamente. Su fuego de dragón puede ser purificador o puede ser un fuego castigador que te deja calcinado como el de la Inquisición.

No hay comentarios: